Cuando se compra un arma, el vendedor y el comprador siempre dirán que es sólo para protección. En realidad, muchas armas son usadas para robar, secuestrar, asesinar o para librar una guerra. Lo mismo ocurre con las patentes.
Cada patente es un medio para impedir por 20 años que otros utilicen cierto conocimiento. Es por esto que las patentes tienen que ver cada vez menos con innovaciones verdaderas, y cada vez más con el bloqueo de segmentos del mercado. De hecho, hay tantas patentes sobre todos los aspectos de la telefonía por Internet que es casi imposible escribir un programa de telefonía por Internet sin "violar" algunas patentes relacionadas.

Si usted es una compañía de software, o únicamente un usuario de software, entonces las patentes pueden ser apuntadas a usted como un arma. El titular de la patente puede dispararle a usted o a los usuarios de su software. Algunas veces, lo hará inmediatamente. Usualmente, él lo obligará a pagar dinero para evitar ser chantajeado o para que usted no se involucre en el mercado que él quiere poseer. Inclusive si usted no está seguro si su arma está cargada, usted no puede arriesgar su vida para saberlo.

"Las patentes son bombas inteligentes"
Harvard Business Review
Un titular de una patente puede ser despiadado y egoísta y prácticamente no tiene obligaciones legales con la sociedad. Si alguien es dueño de una patente, puede insistir en sus derechos exclusivos. No hay ninguna exigencia legal que indique que él tiene que ser razonable. Es como si usted es dueño de una casa: Es decisión suya si usted deja entrar a alguien. Usted no tiene que dejar entrar a alguien en la casa si no quiere. Usted no necesita dar una razón si deja entrar a algunos y deja a otros por fuera. Si alguien está dispuesto a pagar para entrar a su casa, entonces usted puede pedir 10 millones de Euros. Es improbable que alguien pagara esa cantidad, pero igual se puede pedir. No hay límite legal porque usted siempre puede recurrir al derecho de no dejar entrar a absolutamente nadie. Con las patentes, es exactamente igual.

En realidad, si uno es dueño de un terreno, todavía tiene más obligaciones con la sociedad que un titular de una patente. Ni siquiera puede comprar una propiedad que bloquearía una arteria vial vital en una gran ciudad. Con patentes pasa eso todo el tiempo, y entonces se necesitan años y grandes cantidades de dinero anular esa patente, si es que eso es posible. Hay un gran "almacén de horrores" de terribles patentes que fueron confirmadas inclusive por los más altos tribunales, como es el caso de las infaustas patentes de GIF. Incluso si usted se enfrenta a una patente que cree que puede ser invalidada, ¿Cree que tiene el tiempo y la fuerza financiera para embarcarse en ese largo viaje? Mientras tanto, su producto puede haber sido sacado del mercado, y sus clientes estarán preocupados por su viabilidad. Sus fuentes de renta estarán deterioradas, por lo que incluso puede ganar el pleito y perder el negocio (al menos que su compañía sea muy grande).

Una sola patente puede sacar la totalidad de una compañía fuera del mercado de la noche a la mañana. Le puede pasar a la compañía más honorable, que nunca robó nada de nadie. La injusticia está en que una patente es un derecho absoluto contra todos los demás, hasta por 20 años.

Solamente porque alguien fue primero en registrar alguna idea en una oficina de patentes, nadie más puede implementar la misma idea sin su permiso. El titular de una patente puede entonces decidir si le da a alguien el permiso. Él puede exigirle una licencia a algunos pero no a otros, y lo puede hacer por alguna razón o por ninguna. Si le dice que necesita urgentemente la licencia porque de otra manera su producto no sirve más, entonces eso no tiene ningún significado legal. El titular de la patente puede exigir cualquier cantidad de dinero, y si usted no paga, él puede insistir en su derecho exclusivo. Entonces su opción es pagar, o él le puede sacar su producto del mercado.

No importa para nada si usted puede comprobar que usted tuvo la idea independientemente. Es peor, esa idea patentada puede ser algo tan simple como una barra de progreso o un carro de mercado.

Haga clic aquí para leer sobre el problema de la inflación mundial de las patentes