Para los estados de Europa Oriental, recientes miembros de la Unión Europea, las consecuencias negativas de la legalización de las patentes de software sería especialmente perjudicial. Las patentes de software privarían a estos estados de grandes oportunidades.
Un software asequible e innovador es un requisito básico para que las economías políticas de Europa Oriental puedan crecer y florecer. Para alcanzar un nivel de ingresos comparable con el de Europa Occidental, Europa Oriental necesita una estrategia para fomentar el uso de tecnologías de información. En relación con los niveles de ingresos actuales, en Europa Oriental los costos para adquirir software son más altos que en Europa Occidental.

En cuanto a patentar, el problema de los costos relativamente más altos, es mucho más grave. Los costos de una patente en Europa son de aproximadamente 30.000 euros y las empresas de software necesitan grandes cantidades de patentes para propósitos defensivos. Al apoyar un sistema de patentes, que crea una carga económica gigante y contraproducente para los diseñadores de software, los países de Europa Oriental se estarían se estarían haciendo daño ellos mismos. Los derechos de autor, que protegen a los diseñadores sin costos adicionales, son mucho más adecuados para proteger mentes brillantes en Europa Oriental, las cuales a su vez pueden desarrollar software para sus propios mercados y para todo el mercado interno de la Unión Europea.

Los estados de Europa Oriental no poseen una gran industria tradicional como Alemania o Suecia. A largo plazo, las consecuencias de las patentes de software son negativas para cada uno de los estados europeos, independiente de cuántas grandes empresas tiene. Incluso es negativo para los Estados Unidos, en donde la Comisión Federal de Mercadeo ya ha expresado serias preocupaciones al respecto. Sin embargo, en países con algunas "Global Players" como Siemens, existen fuertes presiones por parte de los lobbies. Éstos exigen la posibilidad de patentar y a veces hasta pueden llevar a sus gobiernos a tomar las decisiones equivocadas. No es comprensible, porqué países pequeños con diferentes economías políticas, deberían seguir a los demás por el mal camino. Entre más importe y menos exporte software un país, menos sentido tiene pedir una ley que le dificultará el acceso al mercado a nuevas empresas y sólo sirve para incrementar el precio del software y hacerlo menos innovador.

"De los productos de software que cuentan con millones de instalaciones a nivel mundial, MySQL fácilmente podría ser el que cuenta con el mayor porcentaje de contribuciones hechas por programadores de Europa Oriental. Hemos encontrado allí grandes talentos, debido a las contribuciones de los diseñadores de Europa Oriental y el contacto que tuvimos con ellos a través de la internet. Así que empezamos a contratar más de ellos en nuestra empresa virtual, en la prevalece eh hecho de contratar a los mejores trabajadores sobre las distancias geográficas."
Maurizio Gianola, director de desarrollo, MySQL AB
La relevancia estratétiga del software libre se aplica más a Europa Oriental que a Europa Occidental. Aparte de las consideraciones económicas, que no tienen que ver únicamente con el software libre, existen dos razones por las cuales el software libre es especialmente beneficioso para Europa Oriental. La primera, es que un número considerable de los diseñadores de software libre provienen de Europa Oriental. Por ejemplo, una gran parte de los trabajadores del departamento de desarrollo de MySQL residen directamente en Europa Oriental; no porque la empresa haya buscado trabajadores específicamente en Europa Oriental, sino porque estas personas contribuyeron con proyectos de software libre a través de la internet. Otro aspecto es que algunos idiomas de los países de Europa Oriental, representan, comparativamente, mercados pequeños. Sólo pocos de los diseñadores de software traducen sus software a estos idiomas, pero generalmente existen diseñadores de software en cada país, que tarde o temprano traducen algún programa de software libre, aun cuando sólo sea utilizado por pocas personas, que hablan esta lengua. Con los software "no-libres" o de código cerrado no es posible tomarse estas libertades.