Las patentes de software traen consigo múltiples riesgos para el desarrollo de software y las empresas de software: el incremento de los requerimientos económicos, el debilitamiento de sus acciones y el riesgo potencial de pérdida total.
Las inversiones más rentables en las empresas de software se pueden atribuir a los derechos de autor y no a los derechos de patentes. Los inversionistas hicieron grandes fortunas con empresas como Microsoft, SAP y Oracle, entre muchas otras, cuando todavía no existían las patentes de software. El mejor clima en el que pueden prosperar empresas en crecimiento es un mercado competitivo y no un mercado en el que un cartel de superpotencias de patentes pueda eliminar la competencia con ayuda de el sistema de patentes.

Para inversionistas de tecnología de punta, el sistema de patentes es demasiado lento. Las sociedades de capital riesgo sólo quieren mantener una inversión durante algunos años. Cuando una empresa solicita una patente hoy, es incierto si la oficina de patentes concederá la patente antes de que la sociedad vuelva a dejar el negocio. En otros campos, como por ejemplo la biotecnología, las sociedades de capital riesgo ven las patentes como un requisito tácito para animarse a invertir. No obstante, esto no aplica para inversiones en software.

"Erigir un portafolio de patentes solicitando patentes defensivas, no siempre puede proteger de atracos."
Comisión federal de mercadeo de los Estados Unidos
La inversión en software es atractiva, porque no requiere gran capital. Las patentes de software únicamente provocarían costos y riesgos innecesarios. Incluso para un el comienzo financiado de una empresa, los costos de una patente europea (aprox. 30.000 euros) son muy altos, sobre todo porque se necesitarían varias patentes y no sólo una. Se necesitan medios adicionales para financiar diferentes acusaciones de infracciones, manifestas por otros participantes del mercado. Los costos de una defensa de patentes pueden llegar fácilmente a muchos miles de euros y en algunos casos a millones de euros.

Los extorsionistas de patentes debilitan las acciones de una empresa y reducen así las expectativas de réditos de los inversionistas. Cada vez que un pequeño extorsionador inproductivo, IBM o Microsoft llega a donde una empresa que está comenzando y le pide un porcentaje de sus ganancias, los réditos en la inversión se reducen. Sólo se requieren unos cuantos de estos beneficiarios de patentes, para convertir una oportunidad de inversión atractiva, en una oportunidad poco atractiva.

El peor de los casos, sería que una inversión en una empresa de software, se perdiera por completo a causa de problemas con patentes. No se necesita más que una patentes para sacar del negocio a toda una empresa de software. Si la patente respectiva es muy amplia o simplemente se refiere a una funcionalidad, que se encuentra en el centro del producto de software, la imposición de la patente, lleva a que el producto ya no pueda ser vendido. Si una empresa joven, se enreda en un pleito de patentes, que ponga su superviviencia en peligro, rápidamente pierde muchos de sus socios y sus clientes. Como consecuencia, los inversionistas pierden su dinero.

Haga click acá para leer porqué las patentes de software inhiben la innovación