El derecho de autor protege a los autores pero no causa perjuicios a ninguna persona honesta. Las patentes, en cambio, son monopolios de 20 años otorgados por el gobierno bajo parámetros generales. Las patentes son armas potenciales contra todos nosotros.
Haga clic aquí si no sabe qué es una patente o si quiere refrescar su memoria

Los creadores de software están perfectamente protegidos sin las patentes. A cualquier persona que escriba un programa de computador le pertenecen automáticamente los derechos de autor del mismo. Es la ley de derechos de autor la que hizo a Microsoft, Oracle, SAP y a toda la industria de software tan grandes. Es el mismo concepto legal que también protege libros, música, películas, pinturas e inclusive arquitectura.

Muchas de las personas más ricas del mundo deben su fortuna a la ley de derechos de autor. Algunos ejemplos son: Bill Gates, Paul Allen y Steve Ballmer (Microsoft); Larry Ellison (Oracle); Hasso Plattner y los demás fundadores de SAP; Paul McCartney (Beatles); JK Rowling (Harry Potter).

"La compañía cree que las leyes de derechos de autor y las protecciones disponibles contra los secretos comerciales, al contrario de la ley de patentes, se adaptan mejor para proteger los desarrollos de software para los computadores".
Política de patentes de Oracle Corporation
Si lo único que necesitan los autores y los editores son los derechos de autor, ¿por qué hay algunos que preguntan adicionalmente por las patentes? Porque tienen malas intenciones que tratan de esconder:

1. Los profesionales que trabajan en el área de las patentes quieren más dinero y más influencia. Los derechos de autor son gratuitos, por lo que no se necesitan oficinas de patentes y abogados para obtenerlos. Potencialmente, ellos ganan dinero escribiendo y procesando las solicitudes de patentes y en las disputas legales sobre las patentes. Una sección de rápido crecimiento en la "mafia de las patentes" se especializa en sacarles dinero a los inocentes alegando violaciones de las patentes.

2. Algunas grandes corporaciones quieren un arma poderosa contra los competidores pequeños pero innovadores, o contra el software libre. Lo que les disgusta de los derechos de autor es que sólo ayuda contra criminales. Ellos quieren un instrumento legal con el que puedan perjudicar a personas honestas.

¡Todavía tenemos la oportunidad de prevenirlo! Debemos ejercer nuestros derechos democráticos. Hay políticos que apoyan estas malas intenciones a propósito. Hay algunos que todavía no lo han entendido. En esta página de Internet usted encontrará muchas oportunidades para influenciar decisiones políticas y la opinión pública.

Haga clic aquí para ver algunas ideas generales que ya han sido patentadas.