Existen opositores y defensores de las patentes de software por todo el espectro político. Lo único que todos tienen en común es que todos dicen que no quieren las patentes de software. Algunos lo dicen pero hacen el contrario.
Los políticos del centro y de cada lado del centro han entendido que las patentes de software no son buenas para Europa. Sin embargo, existen políticos por todo el espectro político que no han entendido o que no quieren entender, porque sus intereses están vinculados a los de personas que exigen patentes de software.

Existen puntos de vista opuestos sobre las patentes de software, inclusive dentro de algunos partidos políticos. El gobierno alemán de coalición apoyó las patentes de software el 18 de mayo de 2004 en el Consejo de la UE, mientras que la ciudad de Munich, cuyo gobierno es de los mismos dos partidos, emitió una declaración fuerte en contra de las patentes de software apenas tres meses más tarde.

Hay quienes describen incorrectamente a la oposición a las patentes de software como un asunto izquierdista. Sin embargo, no hubiera sido posible la mayoría que votó en contra de las patentes de software en el Parlamento Europeo el 24 de septiembre de 2003 sin un número bastante grande de políticos conservadores, quienes apoyaron las respectivas modificaciones. Además, los gobiernos centro-derechistas de Austria e Italia no apoyaron la legalización de las patentes de software en el Consejo de la UE el 18 de mayo de 2004.

En realidad, ningún partido político puede estar a favor de las patentes de software sin violar sus principios. Simplemente no existe ningún partido que se basa en la idea de reforzar los monopolistas a expensas de los SME y el público general. Además, hay demasiado pocos abogados de patentes y burócratas de patentes para que sean representados por un partido. Los partidos conservadores no pueden apoyar las patentes de software sin alienarse de una de sus clientelas más fieles: los empresarios pequeños y medianos. Los demócratas sociales no pueden apoyar las patentes de software sin sacrificar las oportunidades de empleo y enriquecer aún más a los ricos. Los liberales no pueden apoyar las patentes de software sin poner en peligro la libertad económica y la libertad de información y de comunicación. Entonces si un político está a favor de las patentes de software, o es porque no entiende, o es por el deseo oportunista de consentirles a los grupos de presión de las industrias grandes.

Puede mantenerse informado en esta página de Internet de lo que los distintos partidos políticos en Europa dicen y hacen con respecto a las patentes de software. Como todos escriben a sus votantes en términos bombásticos y floridos, diciendo que están en contra de las patentes de software, le garantizamos que le mantendremos correctamente informado tanto a usted como a otras personas que visitan esta página de Internet. Desacreditamos implacablemente las mentiras. Si un partido político trabaja en contra suyo, tiene el derecho de saberlo. Visite frecuentemente el foro, porque es allí donde siempre publicamos la información más reciente sobre lo que los políticos y sus partidos dicen y hacen con respecto a las patentes de software.

Haga clic aquí para leer sobre el papel de varias organizaciones en el proceso legislativo.