Quienes desean permitir las patentes de software dicen que lo único que quieren es codificar la práctica de otorgamiento de la Oficina Europea de Patentes, "en un intento de prevenir que se extienda aún más".
La parte falsa radica en que la legalización de las patentes de software tuviera algún efecto limitante. Sin una directiva que permite las patentes de software, la Convención Europea de Patentes de 1974 se aplicaría todavía. En comparación con las propuestas legislativas apoyadas por los proponentes de las patentes de software, la Convención Europea de Patentes tiene en realidad un efecto más limitante. La única manera de limitar la patentabilidad más que en el pasado es no permitir las patentes de software, de forma total.

Además, la tarea del legislador es definir legislación que beneficia al público. El objetivo no deberá ser apoyar legalmente ningún tipo de conducta dudosa. La Oficina Europea de Patentes ha otorgado muchas patentes de software, aunque según la Convención Europea de Patentes de 1974, el software no es patentable. Lo que la OEP ha hecho en los últimos años no tiene ningún efecto vinculante en la Unión Europea, pero la UE sí tiene una responsabilidad hacia la economía y la sociedad europeas.

La pregunta no se refiere a lo que la Oficina Europea de Patentes ha hecho, sino a lo que debería estar haciendo en los intereses de Europa. Si el concepto de legalizar la práctica de alguien fuera a convertirse en un principio importante de la legislatura, tendríamos problemas. En un campo diferente pero con la misma lógica, los Estados Unidos pudo simplemente permitir que sus oficiales militares cometieran torturas, en vez de iniciar una investigación y tomar precauciones para el futuro.

Haga clic aquí para leer sobre la mentira que dice que las patentes de software no causaron muchos problemas legales al software libre y a las PYME