Varias de las grandes corporaciones afirman que necesitan las patentes, porque de lo contrario el software desarrollado por ellos no estaría lo suficientemente protegido. Esta representación es falsa, ya que también existen otras formas de protección.
Primero que todo, el software está protegido por los derechos de autor. Esto aplica tanto al software en el ordenador, como al software en otros dispositivos técnicos, por ejemplo en un equipo de tomografía. Si una empresa asegura que sin las patentes no tiene protección jurídica, esto es una simple mentira. Si la afirmación es que los derechos de autor son insuficientes, esto también es falso, ya que las empresas de software más grandes llegaron a ser lo que son hoy, gracias a los derechos de autor.

Mantener en secreto el código de fuente del software es, a causa de la complejidad de un gran programa de computador, otra forma de protección. No existe ninguna obligación para publicar el código de fuente de un software. Algunos lo hacen voluntariamente, pero de todas formas los diseñadores del software libre están en contra de las patentes de software. Sin el código de fuente, es bastante complicado y exige mucho tiempo, llegar a entender el funcionamiento de un programa de computador. Analizar un programa de computador sin el código de fuente, requiere más o menos la misma habilidad que desarrollar un programa de una funcionalidad parecida desde cero. Así que, bajo estas circunstancias, no tiene sentido económico, robarse el código de programa de alguien.

"La necesidad de los diseñadores de software de protección contra patentes prevalece sobre la necesidad de protección por patentes."
Christian Cornelsen, FFII
Además, el software está protegido por el derecho de marcas. Una empresa innovadora también saca provecho de sus logros, mejorando su reputación e imagen comercial. Esto le permite calcular precios más altos que aquellos que más tarde imitarán alguna de sus ideas. Así esto no sea un reemplazo exacto para la clase de protección que representan los derechos de autor, tenía que ser mencionado.

Mientras que se ha demostrado que los derechos de autor son positivos para el software, el sentido económico de la ley de patentes está todo menos comprobado. No hay duda de que, por medio de los derechos de autor, la industria de software se volvió sumamente innovadora y lucrativa. En cambio las investigaciones económicas no han demostrado que la lay de patentes sería buena para la economía y la sociedad. Como en la mayoría de las cosas, siempre habrá alguien que saque provecho del sistema de patentes, pero la mayoría de los economistas están bastante escépticos con respecto a las ventajas que trae para el público.

Los que afirman que el software necesita protección de patentes, son típicamente aquellos que ganan dinero con las patentes. Hay algunas grandes corporaciones dirigidas por "patentómanos", pero en la mayoría de las organizaciones únicamente el departamento de patentes enfatiza la necesidad de las patentes de software. Dicen que los derechos de autor no son suficiente protección, porque los derechos de autor para ellos significan tener una oportunidad laboral más pequeña o no tener ninguna.

Los diseñadores de software quieren ser protegidos contra patentes y no por patentes. La mayoría de los diseñadores de software quieren mantener lejos al sistema de patentes. Para estos diseñadores los inmensos riesgos y costos del sistema de patentes son tan negativos, que las ventajas potenciales no tienen ninguna importancia práctica.

Haga click acá para leer sobre la mentira que dice que las empresas medianas y pequeñas podrían utilizar las patentes de software en contra de las grandes corporaciones